¿Por qué me duele la espalda?

El 95% de los pacientes que sufren dolor de espalda tienen una etiología multifactorial. La fuerza de la gravedad es la causa principal, que origina  la aparición de un proceso degenerativo de la columna vertebral cuyo síntoma principal es el dolor de espalda.

Hace algunos millones de años la especie humana se desplazaba en cuadrupedia y su columna vertebral estaba adaptada a esa posición. En el momento que el hombre necesitó usar las extremidades superiores para realizar las actividades de la vida diaria de forma funcional, necesitó aumentar su campo visual y disminuir el gasto energético, se vió obligado a desplazarse a dos patas, con la espalda erecta, su columna vertebral ya no estaba adaptada a esa nueva posición, en la que el peso que soportaba había aumentado un 75%, produciéndose una compresión de la columna vertebral (provocando un aumento de presión en los discos y en las articulaciones interapofisiarias, así como un sobreesfuerzo de nuestros ligamentos intervertebrales y de nuestra musculatura paravertebral, favoreciendo el colapso de todas estas estructuras y la aparición de patologias como la hernia discal), y es en este momento cuando comenzamos a sufrir un proceso degenerativo de la columna vertebral propio de la evolución de nuestra especie. Todavía hoy en día, nuestra columna vertebral no esta preparada para la posición de bipedestación, de hecho todos cuando nacemos presentamos una columna vertebral con una sola curva en forma de C (igual que los animales cuadrúpedos), y es a partir del primer año de vida, en el momento que nos ponemos de pie cuando la fuerza de la gravedad hace su trabajo y empiezan a formarse 3 curvas bien diferenciadas las lordosis cervical y lumbar, y la cifosis dorsal y de esta manera el 90% de la población continua sufriendo los efectos degenerativos, que la fuerza compresiva de la gravedad provoca sobre nuestra columna vertebral en la posición de pie, que no es más que un proceso de adaptación propio de la evolución de nuestra especie .

Todo este conjunto de síntomas y signos son leves cuando somos jóvenes, pero según vamos cumpliendo años, al no poner freno al proceso degenerativo de la columna vertebral realizando un programa preventivo, se van agudizando hasta el punto de formar patologias como la hernia discal y de impedirnos realizar una vida normal debido al dolor de espalda, debemos tener en cuenta que la columna vertebral es el eje central de la salud, y cualquier alteración a este nivel, afectará el estado de perfecto bienestar, físico, mental y social. El dolor de espalda es un síntoma que nos avisa de la existencia de un síndrome degenerativo de la columna vertebral (dolor, frecuentes cervicobraquialgias, lumbociáticas, tensión muscular, calambres, contracturas, disminución de la movilidad vertebral, protusiones discales, osteopenia y pérdida de altura vertebral, hiperpresión en las articulaciones vertebrales, disfunción vertebral.), o bien de la existencia de una patología estructurada como puede ser la artrosis o la hernia discal. El mantenimiento del dolor de espalda a lo largo del tiempo, favorece la aparición de enfermedades, evita que se envejezca en plenas facultades físicas y con salud, y hace que vivamos menos años y con menos calidad de vida. Es por eso que no debemos hacer oídos sordos a dicho síntoma y buscar remedios (un tratamiento o simples ejercicios físicos) no sólo para aliviar, sino para quitar o curar ese dolor de espalda que tanto nos afecta. Debemos tener en cuenta que más del 85% de la población sufrirá dolor de espalda en algún momento de su vida, y un 15%  estará en situación de baja laboral, lo que supone un gasto médico anual de miles de millones en todo el mundo, a lo que habría que añadir las pérdidas que las empresas tienen al tener a sus empleados en situación de baja laboral.

Existen muchas opciones de tratamiento para el síndrome degenerativo de la columna vertebral,  pero sólo serán correctos aquellos que se dirijan a tratar el dolor de espalda para aliviarlo y eliminarlo o quitarlo de una vez por todas, no sólo con ejercicios. Ya conocemos cual es la causa: la compresión de la columna vertebral; por lo que también conocemos cual es el tratamiento correcto: la descompresión mantenida de la columna vertebral.

Para poder conseguir este objetivo no tenemos más remedio que realizar un fortalecimiento de la musculatura que soporta la columna vertebral, la musculatura paravertebral, y la musculatura abdominal, en una posición de descompresión y simétrica, es decir, primero nos colocamos en una posición de descompresión y simetría de la columna vertebral, y manteniendo esa posición realizamos un ejercicio de fortalecimiento muscular. Es muy importante cumplir los tres objetivos de tratamiento al mismo tiempo, pues no servirá de nada si se realizan en momentos distintos, incluso podría ser perjudicial.  Es decir, si realizamos un ejercicio de fortalecimiento de la musculatura paravertebral sin adoptar previamente una posición de descompresión vertebral es posible que se produzca el desgaste de las articulaciones de la columna vertebral, tal y como ocurre cuando realizamos el típico ejercicio de “Lumbares”. Por  otro lado, prácticamente no servirá de nada, si realizamos un ejercicio de descompresión vertebral sin realizar al mismo tiempo un fortalecimiento muscular de la musculatura paravertebral, tal y como ocurre con los inversores o con la natación. Este deporte no es un ejercicio específico de columna vertebral, ya que aunque sí adoptamos una posición de descompresión (sobretodo en modalidad de “espalda”), no se realiza un fortalecimiento de la musculatura correcta, la musculatura paravertebral, sino de la musculatura de brazos y piernas, por lo que la descompresión que se consigue, solo se mantendrá mientras realizamos este deporte, produciéndose de nuevo una compresión de la columna vertebral al acabar de practicarlo. Es por esto que la natación aunque es un excelente complemento, no es un ejercicio específico de columna vertebral.  Esto mismo ocurre cuando nos tumbamos, por ejemplo durante el descanso nocturno, nuestra columna consigue una gran descompresión, de hecho, si nos midiéramos justo al levantarnos, observaríamos que medimos entre 2 y 4 cm más, pero al cabo de unas horas recuperamos nuestra talla habitual y seguimos sufriendo un proceso degenerativo de las articulaciones vertebrales.

Un equipo de fisioterapeutas pertenecientes al Colegio de Fisioterapeutas de Madrid, ha creado el BACK EFS, un aparato de ejercicio en el que se pueden realizar ejercicios de fortalecimiento de la musculatura paravertebral, que actúa contra la compresión que ejerce la fuerza de la gravedad sobre la columna vertebral. Cuando empujamos nuestra espalda contra los apoyos cervical, dorsal y lumbar se produce una elongación y un fortalecimiento simétrico, consiguiendo un efecto antigravedad y descompresivo sobre la columna vertebral.

BACK EFS es resultado de años de trabajo, de investigación,  de inversión en  planos, materiales,  prototipos, estudios de salud, estudios de seguridad europea (Une-En 957), patentes internacionales…de publicación de libros “Como Prevenir y Tratar el Dolor de Espalda” Edit. Obelisco. Barcelona. 2004; “Cómo Prevenir y Tratar las Secuelas Osteomusculares en la Menopausia” Edit. Jaguar. Madrid 2007; “Golf y Salud” Publicado por la Real Federación Española de Golf. 2009 Madrid; “Tratamiento de las Patologías de Espalda con el Método BACK EFS” Publicado en www.eliminaeldolordeespalda.com. BACK EFS ha sido premiado con  “La Medalla de Bronce en la Categoría de Medicina” Otorgada por el prestigioso tribunal médico en el “Salón Internacional de Nuevas Patentes de Ginebra”. Premiada con el Primer Premio del Concurso de Ideas Empresariales organizado por INCYDE y TVE. Premiada con el Primer Premio del Concurso de ideas Empresariales organizado por  Caja España.